- Text Size +
Story Notes:

Esta es la historia de un encuentro entre dos adolescentes gigantes con un hombre maduro. En este mundo hay gigantes, viven en determinados países. No es una historia de crecimiento. Las chicas han nacido gigantes. Están de excursión por un país de sudamerica, donde la gente es de tamaño normal. Diviertase !

En un lago escondido entre las montañas, millas alejado de la civilizacion,
Isaac, 39 años de edad, 5 feet 7 inches, 154lbs, descendiente de indios americanos, descansa en la orilla, sentado y con su caña de pescar. Isaac es un aventurero de mil excursiones. Es listo, ágil, sabe como rastrear huellas de animales, conoce el clima con solo mirar el cielo, y puede predecirlo. Conoce los peligros del bosque y la llanura. Es una persona inteligente y astuta. Un cazador. Solo habla español. Su esposa Cristina lo espera en la tienda de acampe. Cristina, 32 años de edad, 5´1´´feet, 135lbs, de raza blanca. Ella es valiente, aunque algo dependiente de Isaac en casi todo. Ella admira a su esposo. Está un poco rellenita, pero es ágil y rápida, con gran flexibilidad debido a su entrenamiento de yoga en su juventud . Ella también habla solo español.

15.00HS 

No hay otra persona en millas a la redonda.
Dos chicas adolescentes se aproximan a Isaac. Isaac no puede verlas hasta que es demasiado tarde.Anna tiene 18 años de edad y una altura de 13'2'' feet, con un peso de 1750lbs. Es una típica rubia de estrato social alto, de esas chicas populares en la escuela. Es turista en este lado del mundo junto a una amiga, Ingrid.Ingrid es aún más grande que Anna. Pesa 2030lbs y tiene una altura de 15´5´´feet. Tiene tambien 18 años y es pelirroja.
Al ver al hombre sentado en la orilla deciden divertirse con él.
Isaac levanta el ala de su sombrero y apenas puede creer lo que está viendo. La sombra de dos hembras monumentales lo están cubriendo por completo. Había escuchado hablar de gigantes que vivían en el Norte, pero nunca había visto a uno. Mucho menos tan de cerca.Las niñas intentan entablar una conversación con el hombre, pero el idioma es una barrera. Ellas no hablan español y él no habla una palabra de ingles. Pero las chicas pueden ver lo asustado que está y eso las divierte.
Isaac está sin palabras, aterrorizado ante el tamaño impresionante de estas adolescentes bellísimas, pero intenta disimularlo lo más que puede. Son gigantas de muy corta edad, él puede notar, menores de veinte años seguramente. 
Las niñas continuan haciendole algunas preguntas, pero se dan cuenta de que Isaac no puede entenderlas. Entonces comienzan a hablar entre ellas más libremente sobre lo pequeño que és el hombrecito allí. Comienzan a reir. Esto pone muy incómodo a Isaac, que aún está con la caña de pescar en manos.
Ingrid se sienta al lado de Isaac. Lo invita a que le preste su caña. Isaac mira esos muslos y cada nueva perspectiva lo atemoriza más. Las piernas son como árboles, son enormes y se ven tonificadas. Isaac intenta ser cauteloso sobre no mirar demasiado a las niñas, pero no puede evitarlo. Sus brazos son extremidades con un poder que él no se anima a medir, está realmente asustado ahora.
Ingrid toma la caña de pescar en la mano de Isaac mirandolo a los ojos con una sonrisa. Isaac esta tan consternado que apenas se da cuenta de lo que ella quiere. Cuando por fin suelta la caña y puede verla en las manos de la pelirroja gigante, tiene un nivel de comparación mas certero, la caña de pescar parece un juguete en manos de Ingrid. Isaac nota que la podría partir como un escarbadientes con esas manos tan grandes. 
Anna está ahora levantando la heladera portatil de Isaac. Al abrirla puede ver unas latas de cerveza y mete su mano para sacar una. Isaac puede ver todos los movimientos irreales de estas hembras gigantescas, pero le cuesta procesarlos mentalmente. Está abrumado con su tamaño. 
La lata de cerveza en la mano de Anna es ridícula, una miniatura. Con cuidado, la gigante rubia utiliza sus uñas para destapar el pequeño contenedor, y de un sorbo se bebe todo el contenido.Isaac la mira atónito, sin darse cuenta de que su boca está abierta de par en par, con los ojos fijos en la belleza rubia que acaba de tomar su cerveza sin pedirsela siquiera.
Anna ofrece una lata a Ingrid, pero la pelirroja no la desea. Ella esta ahora mas intrigada con la caña de pescar. Nunca había tenido una tan pequeña en sus manos.Las gigantas siguen hablando entre ellas como si Isaac no existiera, revisando sus pertenencias como si el hombre que por edad podría ser  su padre no estuviera allí. Anna se inclina sentandose en sus rodillas y levanta el bolso de campamento del hombre.
Isaac no puede hacer nada. Está paralizado por el temor. Cada movimiento de las niñas le produce un respingo, el corazón latiendo fuertemente en su pecho. Ni siquiera asoma a decir una protesta. Aunque lo pudieran entender, no serviría de nada intentar frenar de alguna manera el comportamiento inusual y descarado de las gigantas. Isaac las mira como si fueran animales gigantes, hurgando en sus cosas, emitiendo sonidos que desconoce, deseando que por fin se aburran de él y decidan irse. Pero ellas tienen la tarde libre, y sus vacaciones terminan hoy. Mañana estarán muy lejos de aquí, y hoy quieren divertirse con el pequeño especímen que encontraron.
Ingrid mueve uno de sus brazos y saca de la cabeza de Isaac el sombrero que lo estaba protegiendo del sol abrasador.  Lo examina minuciosamente, por dentro y por fuera, se lo muestra a Anna y las dos intercambian algunas palabras mientras ríen. Isaac se siente terriblemente humillado ahora. Su cabeza da vueltas intentando explicarse de donde salieron, que hacen aquí, tan lejos de todo, en un un lugar donde él solo vino a buscar paz y tranquilidad. En lugar de eso, ahora está siendo burlado por dos niñas adolescentes a las que teme terriblemente, con un temor primario, el temor de saber que ellas podrían hacer lo que quisieran con él, y él realmente no podría hacer nada para evitarlo.
Ingrid, la giganta pelirroja, se pone de pie y comienza a quitarse la ropa, hasta quedar expuesta en un bikini negro.Esta vez Isaac no tiene ningun reparo en observar. No puede dejar de mirar el cuerpo tonificado de Ingrid. En un momento Isaac pensó que ella era algo gordita. Pero al verla ahora en bikini, puede notar lo poderoso que es su cuerpo en realidad. Todo en ella es fuerte y grueso, y firme y tonificado. Una pelirroja hermosa que sin duda practicaba algún deporte donde tenía que levantar peso. Se la veía muy fuerte, y lo era. Anna hizo lo mismo, y quedó vestida con un bikini rojo, mostrando su cuerpo más atlético que el de Ingrid. Isaac puede notar que la rubia es algo más pequeña que la pelirroja, si es que se le puede decir pequeño a una torre rubia de 13´2´´feet. 
Entonces ocurrió algo que a pesar del maleducado comportamiento de las gigantas, Isaac no esperaba. No lo esperaba realmente.Mientras las niñas hablaban entre ellas y reían, Isaac continuó sentado ahora sin hacer nada. Estaba allí, con su mente en otro lado, pensando en su esposa que lo estaba esperando en la tienda, y en como prevenirla de lo que estaba sucediendo.Anna dirige su atención al hombrecito sentado abajo de ellas. Con gestos le pide que se ponga de pie. Isaac advierte que la giganta rubia intenta comunicarle algo pero se siente algo desorientado al respecto.Ingrid es algo más directa. Inclina su gran masa y estirando uno de sus brazos enormes agarra la parte trasera de la chaqueta de pescador que viste Isaac y sin esfuerzo lo levanta desde donde está sentado hasta ponerlo de pie.Isaac siente algo inexplicable, cuando esa fuerza imparable lo arrastra del suelo. Ahora tiene una idea mas clara de la fuerza que poseen las niñas. Podría haberlo imaginado, sin dudas, pero en la práctica fue algo más aterrador.Anna continuaba pidiendole que hiciera algo. Isaac entendió ahora. Ellas quieren que el tambien se quite la ropa. Isaac se siente desolado. Esto va más alla de simple curiosidad de adolescentes. Teme por su seguridad realmente ahora. Esta nueva faceta de la personalidad de las gigantas lo asusta aún peor de lo que estaba. Ahora está seguro de que tendá que escapar de allí, porque ellas no solo no se irán, sino que tienen otros planes para él.

You must login (register) to review.